Equipamiento para elaborar la kombucha


equipamentoEl equipamiento básico que necesitas para hacer kombucha es: Un recipiente para hacer el brebaje, un paño de algodón y una goma elástica.

Ahora bien, el recipiente ha de ser preferiblemente de vidrio. El vidrio es un material que no reacciona con la acidez de la kombucha y no se ralla fácilmente.

También puedes usar un recipiente de plástico de grado alimenticio, pero al ser un material suave es susceptible a rallarse, creando huecos donde se puedan esconder bacterias extrañas etc. Tampoco tendrías que usar recipientes de cristal o cerámica, ya que contienen plomo. Dicho esto, existen recipientes cerámicos sin plomo y estos si son recipientes que puedes considerar.

El recipiente ideal para hacer kombucha tiene una apertura ancha. Esto permitirá que el aire fluya libre, además de proporcionar una superficie amplia para el scoby. Esto hace que se acidifique rápidamente y que la fermentación vaya más rápida.

El tamaño del recipiente no tiene mucha importancia, pero generalmente es mejor que sea mayor al litro. Aparte de la cosecha que destinamos a bebida, habrá que destinar una parte como líquido inicial (arrancador) para fabricar la nueva kombucha.

Si cambias el tamaño del contenedor asegúrate siempre de mantener las proporciones de los ingredientes. Mientras vas ganando experiencia veras cuanta kombucha bebes y cuanta kombucha vas a tener que hacer. Recuerda que se tarda entre 7 a 30 días en hacerse.

Para tapar el brebaje vas a necesitar una tela de algodón o servilleta de papel para poner encima de la boca del bote y cerrarlo con una goma elástica. El propósito es que pueda entrar aire y evitar que entren insectos tipo mosca de fruta, hormiga u hongos.

También puede ir bien: un colador (preferentemente de plástico), un embudo y botellas para guardar la bebida final.