Receta básica de pan con masa madre


Las proporciones orientativas para un pan son:

1 parte de masa madre
2 partes de líquido
3 partes de harinas

 

Mi receta básica para un pan tiene estas medidas:

190-200 gr de masa madre
400 gr de agua tibia
1 cucharadita de melaza de caña (no es imprescindible)
entre 550 y 600 gr de harina de trigo
10 gr de aceite
1 pizca de sal (12 gr)

Diluye la masa madre y la melaza en el agua tibia. Incorpora la harina, el aceite y la sal. Amasar un poco (puedes usar una máquina o hacerlo a mano).

La razón de amasar es trabajar el gluten y con esto conseguir elasticidad y esponjosidad, pero con un elevado muy largo la humedad en la masa hace el trabajo por nosotros, así que casi nos podemos saltar esta fase. Saltarnos el amasado es todo un lujo que nos podemos permitir cuando usamos tiempos de elevado largos.

Como soy una panadera perezosa, mezclo estas proporciones, lo amaso ligeramente sin esforzarme demasiado y lo vierto en el molde de la máquina de hacer pan. Lo pongo dentro de la panificadora para dejarlo elevar (mi máquina de pan es esta, y es la segunda que tengo de esta misma marca y modelo y mientras la sigan haciendo, esta es la panificadora que me seguiré comprando). Si no tienes panificadora, la pones en un molde de pan, la tapas con un film de plástico y un paño de cocina y la pones a elevar en un sitio resguardado hasta que haya elevado aproximadamente 2/3 del volumen original.

No va a doblar el volumen como lo haría una masa con levadura industrial. El proceso puede tardar 6-12-24 horas dependiendo de la temperatura donde repose la masa.

Cuando veas que la masa esta apunto, la pones a hornear a unos 200ºC durante 1 hora. Cuando tu casa se llena de olor a pan recién hecho la experiencia es casi divina.

Si te gusta experimentar, esta receta básica te servirá de orientación, pero si prefieres recetas concretas vamos a ir publicando recetas aquí en simbiosia.